TEMPLO DE HANYAO

 

Al templo de Hanyao se accede por una vieja puerta de madera desvencijada, de colores rojizos y rosados. A ambos lados las murallas de tierra demarcan el camino. Un pasillo de baldosas de piedra nos lleva hasta una placita decorada en su centro por una estatua de mujer, de un blanco escarchado, y a su derecha, un Buda gordo y sonriente nos saluda. Es el lugar donde Wang Bao-Chuan, la tercera hija del primer ministro, decidió exiliarse después de que sus padres hubiesen rechazado su relación con Xue Ping-Gui, un hombre pobre. Una vez casados decidieron instalarse en unas cuevas de Wu-Dian Po. El joven esposo tuvo que alistarse en el ejército y fue de expedición a Xi Liang. Wang Bao-Chuan pudo sobrevivir alimentándose de hierbas que crecían en los alrededores. Tuvieron que pasar dieciocho años antes de que los esposos pudiesen volver a reencontrarse…el templo fue erigido como bastión del verdadero amor.

^016657889EF282F372763F56A32E5BCF63BBF75A338E44F63A^pimgpsh_thumbnail_win_distr^C1C0072FE7092ED92487DBF988BD1D225B2AC342822B550314^pimgpsh_thumbnail_win_distr

TEMPLO DE HANYAO (Xi´an) 2008

Siguiendo el camino, a mano derecha nos encontramos otro templo. En la entrada, una mujer sentada en una silla de madera corroída, delante de una mesa en las misma condiciones, nos explica la historia de estos enamorados rebeldes y nos regala unas tarjetas explicativas de plástico con dibujos arcaicos que ilustran su historia. Continuamos nuestro camino. En el fondo otro templo nos saluda. A los lados, lamidos por una luz macilenta, podemos ver una entrada hacia un túnel. Nos adentramos y a los lados se abren huecos donde se disponen figuras de cartón piedra y pelo de barbie vieja cubiertas de polvo. Posiblemente cuentan la misma historia, pero es difícil de interpretar entre las ganas de salir corriendo, tanto por el miedo a las esperpénticas figuras, como a que pudiera salir un ácaro gigante de cualquier esquina.

Una vez fuera, y después de haber llenado nuestros pulmones con aire “puro” nos encaminamos hacia la izquierda, donde un jardín descuidado parece engullirnos en su verde bambú. Otra figura esperpéntica de una caballo de considerables dimensiones nos espera, estático, en el camino.

Nos vamos del templo con la  sensación de aventura, de haber estado en otro tiempo y envueltos en un aura “kitsch” de la cual será difícil desprendernos.
Links con más información: http://www.travelchinaguide.com/attraction/shaanxi/xian/qujiang-cool-cave.htm